Defy, de L.J. Shen

Por - 14:39:00

Mi nombre es Melody Greene, y tengo una confesión que hacer.
Dormí con mi estudiante, un estudiante de secundaria.
Varias veces.
Tuve varios orgasmos.
En múltiples posiciones.
Dormí con mi estudiante y lo disfruté.
Dormí con mi estudiante y lo haría de nuevo si pudiera volver atrás.
Mi nombre es Melody Greene, y fui expulsada de mi posición de profesora e hice mi paseo de la vergüenza a lo Cersei Lannister desde la oficina del director, minutos después de que dicho director amenazara con llamar a la policía.
Mi nombre es Melody Greene, e hice algo malo porque me hizo sentir bien.
Este es el motivo por el cuál valió totalmente la pena.


Título: Defy
Publicación: 3 de febrero del 2017
Serie: Sinners of Saint #0.5
Autora: L.J. Shen
Género: Romance contemporáneo
Idioma: inglés



Después de una semana complicada, bastante agotada por el trabajo, responsabilidades que cayeron sobre mi temporalmente, leer casi nada (no estoy acostumbrada a esta sequía literaria) y dormir pésimo, tenía ganas de ponerle buena onda al día y hacer una de las cosas que más me divierte: ¡dejar una reseña en nuestro hermoso blog! Ojo, no es una tarea fácil; tiene que ser coherente (mentime que me gusta) y prolijo, intentar no repetir las palabras y evitar los errores… gracias a los dioses literarios, tengo a Gabba que me da una mano para estas cosas, siempre y cuando no tengan spoilers. ¿A dónde iba? ¡Ah, sí! Antes de comenzar a escribir este derrape en mi cuaderno, dormí unas 12 horas seguidas; me levanté, ordené mi hábitat y comencé a prepararme un cappuccino. Uso de esos instantáneos, no es el mismo sabor que el de las cafeterías, pero peor es nada. Agregué el preparado en la taza, eché agua caliente, saqué la caja de leche de la heladera y lo agregué a la taza sin pensar. La leche caía muy espesa… nop, no es lo que ustedes piensan, o tal vez sí. ¡Me confundí de envase y le puse yogur al cappuccino! ¡¡Menos mal que no lo probé!!

Me dolió en el alma tener que volver a hacerlo porque me quedaba poquito en el frasco, pero fue una linda manera de ponerle humor a la tarde.

La reseña de hoy es sobre una lectura que disfruté un montón, más allá de lo poco que duró. Cuando leo una novela corta suelo darle 3 o 3.5 estrellas por mi necesidad de más (siempre y cuando sea bueno), pero con este no sucedió. Por mí podía tener 700 páginas y lo hubiera amado igual, porque eso es lo que estos muchachos provocan: locura y pasión desenfrenada.

Defy llegó a mis manos de una forma muy curiosa: L.J. Shen tiene un grupo de Facebook, se puede conversar, fangirlear y delirar por sus libros (ustedes seguramente estarán en el de algún autor). En ese tiempo, Vicious no había salido a la venta y, por razones que no recuerdo, la autora decidió ofrecer copias de Defy a los que lo pidieran (creo que fue por el atraso de la entrega de los ARCs). Cada una de las interesadas dejó su cuenta Kindle en un comentario. Junto a su colaboradora realizaron el envío personalmente. Un trabajito que les llevó bastante tiempo. Hubo algunas chicas (como mi caso), que el eBook no les llegaba. Habré insistido y rogado tres veces sin que llegara a destino. Del otro lado, nuestra amada Leigh y su amiga intentaron una y otra vez… hasta que se pudo. ¿Vieron lo genial que es? Quedé muy sorprendida ese día, no solo me tuvieron en cuenta cuando les dije que no lo había recibido, sino que no se dieron por vencidas hasta que yo y las otras chicas en mi misma situación pudieran tenerlo en su poder. Repito, esta historia corta (la versión de la antología Hot for Teacher), llegó a mí gracias a la buena onda de la autora que, personalmente, envió los eBooks a quienes se lo pedían. Eso demuestra la humildad y agradecimiento que tiene por sus lectores. No es algo que se vea seguido y es digno de admirar. ¡Leigh, tienes mis respetos!

Dejando atrás mi experiencia derrapera (?), iniciemos con mi verborragia de una cochina vez.

Melody es una profesora en la escuela secundaria All Saints, al sur de California. Con veintiséis años, siente que su vida es un fracaso. Pasaron cuatro años desde que “no tiene un encuentro cercano del tercer tipo” con un hombre; perdió su pasión, el ballet, por un estúpido accidente y, sintiéndose sin opciones, optó por la profesión familiar: la enseñanza. Con tres años de experiencia y el primero en ese recinto escolar, no cree que ese sea un buen año; la reunión con la directora Followhill fue terrible y para colmo de males, su auto fue golpeado por la monstruosa Range Rover del hijito de su jefa. Queriendo salir del estacionamiento, impacta contra la SUV del muchachito Jaime y no puede creer que su día se haya vuelto tan mierdoso. Se agacha para revisar los daños, y se le levanta la falda, justo cuando tiene ojos detrás de ella. Nop, no tiene ojos en la espalda, y NOP, no les voy a contar toda la historia; solo quería llegar a mi punto. Esta fue la respuesta del espectador:

―La próxima vez que se agache de ese modo, señorita G., asegúrese de que no esté detrás de usted, o acabará en el National Geographic: Cuando los depredadores atacan.

Así comienza toda esta locura entre un muchachote, que tenía un parecido a Ryan Gosling y Channing Tatum, y una profesora que, teniendo el agua hasta el cuello, optó por terminar de meter la cabeza hasta el fondo (OMG! Eso sonó muy pornoso 😂).

Okay, este libro se centra principalmente en la adolescencia de los HotHoles (si desconocen de lo que hablo pueden leer la reseña de Vicious). Se encuentran Dean, Trent, Vicious y Jaime, obviamente, para endulzar nuestra mente con sus locuras y manías. A la pobre de Mel le toca dar clases a estos ejemplares, ¿ahora me entienden porqué digo que le pasan todas? Tienen el poder de hacer y deshacer a su antojo, incluso en su salón de clases. Beneficio que Jaime utiliza para conseguir su objetivo.

Quizás a simple vista crean que Defy cae en el cliché de siempre, pero el tema tabú profesor-alumno está tan bien “logrado” que te atrapa y lo devorás como si fuera un bombón de chocolate relleno. Créanme cuando les digo que he consumido mi cuota de historias de ese estilo y he visto de todo: románticas, demasiado juveniles, demasiado sexosas, demasiado vacías de contenido… Supongo que L.J. Shen tiene la habilidad de endulzarnos y atraparnos con sus historias particulares. Y ni hablar de las escenas hot, podría cocinar un huevo frito sobre mi Kindle en un minuto. Bien desarrolladas, detalladas y cumplen su objetivo: ¡calorarnos!

Me gusta la personalidad que se le dio a los principales. Leigh posee una creatividad increíble para crear personajes divertidos (de maneras muy diversas). Melody tiene pensamientos muy graciosos y sus respuestas una combinación de torpeza/humor que te hacen quererla y adoptarla de mascota (?). Algo muy curioso: da risa cómo visualiza a Vicious; lo describe tan diferente de lo que Emilia veía en su aspecto (llamémosle amor) que podés imaginar a Baron Spencer como un patito feo.
Acá también podemos observar el mismo patrón que en el primer libro de Sinners of Saints; el cuarteto es un grupo muy selecto y no es nada fácil ser aceptado en su circulo. ¿Cómo creen que reaccionarán los HotHoles ante Melody? ¿Les darán su bendición? ¡Lo sabrán en cuanto lo lean 😉!

Oh, Melody, estás tan jodida. Suerte por ti, estás a punto de ser aún más jodida.

Jaime... un caso en donde necesito detallar un poquito más. Al principio creés "Oh, planea un simple juego en modo fornicación". Lejos de sintetizarlo. Él tiene todas las de ganar porque es muy sexy y aprovecha su potencial para lograr lo que quiere. No, no se prostituye; sabe influenciar a Mel con su “mercancía”. Otro punto a considerar: los HotHoles no tienen todos los patitos en fila, o los caramelos en el frasco, le faltan un par de jugadores en la cancha, como quieran llamarlo, están un poco trastornados. En Vicious mencioné la intensidad de estos chicos. NO SE DAN UNA IDEA. Todos de un modo completamente distinto. Cuando sepan qué se trae entre manos Jaime Followhill VAN A AMARLO. Y pensarlo es enfermizo porque lo que hace con Melody se torna raro, pero su explicación es tan retorcidamente linda... una agradece que solo sea una historia ficticia. No es nada extremo, pero repito, es raro. ¡¡Y sorprendentemente me encantó!!

Puedo darles detalles como:
  • Está narrado en primera persona (Melody).👩
  • Defy es el club de la pelea de los HotHoles, allí desafían a toda persona que se interponga en su camino; en donde desafían como un juego.💪
  • Podemos ver más de Vicious y Emilia.🌸
  • Es tan condenadamente corto que sentís la necesidad imperial de seguir con otro libro de la serie (lo que hice, gracias a los dioses literarios, esa misma semana me enviaron Vicious y fui feliz).💖
  • Lo más importante: leerlo vale la pena.😍
  • La verdad de la milanesa, amaría contarles más sobre este libro, tengo cuatro páginas escritas con mis derrapes, pero sería contarles todo ya que sería un gran resumen, perdería la magia, y sería spoiler. También me desterrarían del blog (?).😜
¿Qué más podría contarles sobre esta serie? No hace falta decir que lo recomiendo de acá a la China y que me siento con la necesidad de hacer la danza de la lluvia para que alguna editorial se avive y publiqué al menos esta serie (?). ¡Déjenme soñaaaaar!😩👐

Agradezco a los dioses literarios por haber conocido a esta gran autora creadora de chicos malos, chicas interesantes y relaciones para nada normales.
¿Mi puntaje? ¡Cuatro maripositas!
Por lo que se vio hasta el momento, cada libro de la serie Sinners of Saint viene con un playlist; en Vicious dejé una canción que era ideal para la parejita, y en Defy elegí compartiles una canción que habla de Jaime a la perfección. ¡Ámenlo!



⚓⚓⚓

L.J. Shen vive en la soleada California con su esposo, hijo, gato regordete y salvajes, salvajes sueños. 
Su pasión es escribir historias intensas, sushi, UFC y su asombrosa familia y amigos (aunque no en ese orden. Obviamente, el sushi viene primero que escribir. Oh, y también la parte de la familia). 
Ella pasó la primera mitad de sus veinte viajando por el mundo y ahora está pagando toda la diversión con turnos extra frente a su MacBook. No dudes de contactarla en en su página de Facebook. Le encanta escuchar a sus lectores. 

También te puede gustar...

5 comentarios

  1. Compa de aventuras... otra autora con pequeños gestos que hacel al todo. Eso hizo que suba un par de escalones, los cuales había comenzado a escalar cuando leía Vicious. Al punto que la adoptamos en la etiqueta #AutoresDeLaCasa. Tengo que hacerle un hueco a Jaime, pero tengo que terminar todos los pendientes de marzo. Tentación a más no poder.

    Gracias por el derrape, abrazos.

    Posdata: Veremos si los comentarios del Fb se trasladas al blog... Anímense a comentar acá. #QuéDerrapadoraPesadoPorDior

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leigh se volvió de mis favoritas tan rápido que no me di cuenta.
      ¡¡A la espera de Ruckus!! </3 (No me odies cuando lo lea, voy a tener que desahogarme con alguien y recae en ustedes xD)

      Eliminar
  2. De mis autoras favoritas desde Sparrow, ya me hizo adicta a los Hotholes! En verdad tiene razón, necesitan traducir sus libros ASAP, por que más personas tienen que leer su gran trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OMG!! Estoy deseando hacerme un tiempito para leer esa belleza de Sparrow *-*
      ¡Si los tiempos me lo permiten pronto tendremos reseña! Gracias por apoyar mi pedido a las editoriales. ¿Te imaginás si publican cualquiera de LJ Shen? ¡¡Sería geniaaaal!!

      Eliminar
  3. Oh rayos!!! Quede con ganas de leerlo. El primer libro me encantó y sin duda este pasa a mi lista de libros importante por leer. Gracias por la reseña estuvo fabulosa, me dejaste súper picada.

    ResponderEliminar